giovedì 22 febbraio 2018

La canción de Febrero: Bella y Bestia son

Ancora una canzone tratta da "La Bella e la Bestia", tradotta da Margherita dallo spagnolo...


La canción de Febrero

Bella y Bestia son 
Se oye una canción que hace suspirar
Y habla al corazón de una sensación
Grande como el mar
Algo entre los dos cambia sin querer
Nace una ilusión, tiemblan de emoción
Bella y Bestia son

Hoy igual que ayer, pero nunca igual
Siempre al arriesgar puedes acertar
Tu elección final
Debes aprender, dice la canción
Que antes de juzgar tienes que llegar
Hasta el corazón

Cierto como el sol que nos da calor
No hay mayor verdad, la belleza está
En el interior
Nace una ilusión, tiemblan de emoción
Bella y Bestia son 


Esercizio di lettura e comprensione.


En una tierra lejana un rico y apuesto príncipe vivía en un hermoso castillo con todo lo que pudiera desear sin embargo era egoísta, malcriado y poco amable. Una noche helada de navidad, una anciana mendiga de un aspecto horrible que toca a su puerta le pide refugio contra el cruel frío ofreciéndole a cambio una rosa. El príncipe repugnado se burló del regalo y la echó de su castillo, ella le advirtió que no se dejara llevar por las apariencias, puesto que la belleza está en el interior. Cuando el príncipe se niega de nuevo, la mendiga le revela su verdadera identidad como una hermosa y poderosa hechicera. El príncipe trató de disculparse pero era tarde puesto que ella había visto que en su corazón no había amor, como castigo lo convirtió en una temible bestia y encantó al castillo con un poderoso hechizo y a todos los sirvientes transformándolos en objetos domésticos (como tazas, relojes, velas, etc.). La rosa que le ofreció era en realidad una rosa encantada que comenzaría a marchitarse cuando él cumpliera los 21 años, sólo si el príncipe aprendía a amar y a la vez conseguía que una mujer lo amarà antes de que la rosa perdiera su último pétalo se rompería el hechizo, si no, estaría condenado a ser la bestia para siempre. Además de la rosa encantada, la hechicera le otorgó un espejo mágico a través del cual él podía ver lo que quisiera.
Conforme pasan los años, el príncipe cayó en la desesperación y perdió toda esperanza de encontrar a alguien puesto que sabía que nadie podría amar a una bestia, mientras la rosa comienza a marchitarse.
En una pequeña aldea cercana al castillo vive una joven muy hermosa llamada Bella debido a su gran belleza. Bella es amable, inteligente y amante de los libros, por lo que en el pueblo la consideran una chica extraña y soñadora. Ella es cortejada por el grosero y presuntuoso cazador Gastón, el hombre más atractivo del pueblo que constantemente la acosa y le propone matrimonio. Sin embargo, Bella lo rechaza al considerarlo demasiado bruto y primario.
Bella vive con su padre Maurice, un inventor al que los habitantes de la aldea toman por loco. Un día, Maurice es llamado a una feria de inventores para mostrar su última creación. Con su caballo Philipe se despide de Bella y marcha rumbo al evento, pero al intentar tomar un atajo por mitad del bosque se acaba perdiendo. De repente, una manada de lobos hambrientos surge de las sombras y comienzan a perseguirlo, haciendo que Philipe huya despavorido. Cuando Maurice consigue escapar de los lobos se encuentra con un castillo que es el mismo tenebroso lugar donde habita la Bestia. Al entrar buscando refugio de la cruel nevada que se ha desatado, es sorprendido y recibe una calurosa bienvenida de los sirvientes del castillo, transformados en objetos, especialmente de Lumière, convertido en candelabro, y de Din Don, un reloj de mesa. Desgraciadamente, la Bestia descubre que ha entrado en el castillo sin su permiso y, furioso, encierra al hombre en un oscuro calabozo.
Mientras en la aldea, Bella ha rechazado nuevamente a Gastón que jura conseguir su amor mediante un plan, se da cuenta que el caballo de su padre ha regresado a la casa sin él y Bella se da cuenta de que a su padre le ha ocurrido algo grave y sale en su búsqueda. Consigue llegar hasta el castillo de la Bestia donde al explorarlo encuentra a su padre. Éste le suplica que huya mientras pueda, pero Bella asegura no temer al dueño del castillo. Es entonces cuando los sorprende la Bestia y la valerosa joven le propone hacer un pacto con él para que la tome en el lugar de su anciano y ahora también enfermo padre, por lo que se convertirá en su prisionera para siempre. La bestia, sorprendido de lo hermosa que es y viendo en ella su oportunidad de romper el hechizo, la acepta y libera a su padre.
Bella se traslada a una habitación más agradable por petición de Bestia. Una vez sola, la joven rompe a llorar y es consolada por los habitantes del castillo, entre ellos la Señora Potts, transformada en una tetera, y su pequeño hijo Chip, una taza de té. Bestia piensa que Bella podría romper el hechizo, y le da su permiso para acceder a todas las salas del castillo salvo al ala oeste, que está estrictamente prohibida. También la obliga a cenar con él, pero la joven se niega dado que ve a Bestia como un ser repugnante y violento.
En la aldea, Maurice entra en la taberna pidiendo auxilio para rescatar a Bella explicando que fue aprisionada por una bestia, pero dada su fama de científico loco nadie le cree. Al partir Maurice, Gastón se da cuenta de que puede utilizar al anciano para conseguir a Bella por esposa, amenazando con enviar a su padre a un hospital psiquiátrico si no acepta su propuesta de matrimonio.
Bella se siente muy hambrienta y decide salir de su habitación tras asegurarse de que la Bestia ya no ronda por allí. Sin embargo es vista por los sirvientes que la conducen al comedor donde le ofrecen una formidable cena y después le enseñan cada rincón del castillo. Pero la curiosa muchacha logra escaquearse de la visita y sube las escaleras hasta el ala oeste. Entra en una inmensa y oscura habitación llena de muebles destrozados, espejos rotos y un retrato rasgado de un atractivo joven de ojos azules. Sobre una mesa junto al balcón, Bella encuentra la rosa mágica protegida por un cristal, pero justo antes de tocarla, la Bestia aparece detrás suyo asustándola y deja escapar un horrible rugido de furia, provocando que la joven salga corriendo y huya despavorida hacia el bosque. Bella monta sobre Philipe y cabalga hacia el bosque intentando huir, pero nuevamente aparece la manada de lobos que la ataca. Justo cuando parecen dispuestos a devorarla, Bestia aparece de entre los árboles y empieza a luchar contra los animales, pero acaba desmayándose por las heridas causadas. Bella decide que, tras haberle salvado la vida, lo mínimo que puede hacer es regresar al castillo y curarle.
Tras el incidente con los lobos, la relación entre ambos cambia: pasean juntos por el jardín del castillo, cenan en compañía y Bella consigue reavivar la pasión de la Bestia por los libros. Éste decide que debe hacer algo por ella, y le muestra la enorme biblioteca del castillo, donde Bella es muy feliz. Conforme pasa el tiempo, ambos se van haciendo más amigos y Bestia se da cuenta de que siente por ella amor; sin embargo, como no ha conseguido que Bella lo ame, los habitantes del castillo tienen la idea y le proponen organizar un hermoso baile de noche para la pareja, con el objetivo de que Bella se enamore de la Bestia. La Bestia se convence y los sirvientes arreglan todo.
Al acabar el baile, Bella confiesa que extraña a su padre, y Bestia decide mostrarle a través del espejo mágico, ambos observan cómo su padre, tras salir a buscarla por el bosque, está a punto de desfallecer de frío y cansancio. El amor de Bestia hacia ella lo hace tomar la decisión de dejarla marchar para que cuide a su padre sin necesidad de regresar al castillo y le deja llevarse el espejo mágico. Bella se lo agradece y rescata a Maurice, a quien lleva hasta su casa del pueblo para que se recupere. Por su parte, Bestia se siente abatido al comprender que ha dejado ir su única oportunidad de volver a ser humano, y lo mismo les ocurre a los habitantes del castillo, que ya pierden toda esperanza porque falta poco para que la rosa se marchite completamente.
Esa misma noche una multitud se reúne en torno a la casa de Bella y su padre, con la intención de internarlo en el hospital mental, pues todo el pueblo cree que está loco por decirles que una horrible bestia secuestró a su hija. Gastón ofrece ayuda a Bella si acepta casarse con él, pero ella todavía se niega, de modo que Gastón ordena que se lleven a Maurice. Para demostrarles que su padre no estaba mintiendo, Bella utiliza el espejo mágico para mostrar al pueblo la imagen de la Bestia. Los pobladores tienen miedo cuando se dan cuenta de que si es real y, tras observar su aspecto terrorífico, piensan que será una gran amenaza para la aldea. Entonces Bella intenta explicar que él no es lo que la gente cree, pero Gastón ignora sus palabras y convence a los hombres del pueblo para ir a asaltar el castillo y matar a la Bestia. Antes de partir, encierra a Bella y a Maurice en el sótano de su casa para evitar que alerten a Bestia, pero estos logran escapar. Bella pone rumbo al castillo, confiando en que no sea demasiado tarde para detener el ataque.
Cuando las cosas encantadas del castillo de la Bestia miran a la multitud dirigidos por Gastón que vienen marchando contra ellos, se preparan rápidamente para defender el castillo. Una feroz batalla se desata cuando los aldeanos se abren las puertas del castillo. Los objetos encantados atacando y persiguiendo a distancia todos los habitantes del pueblo, excepto Gastón que sube al dormitorio de Bestia y le dispara una flecha en la espalda. Continúa atacando a la Bestia sin piedad, lo que le obligó a cabo en una repisa en el techo del castillo donde llama a la Bestia para luchar contra él, pero en su dolor y desesperación, Bestia ha perdido la voluntad de vivir y deja de pelear. Gastón se acerca a la cornisa y está dispuesto a matarlo. Cuando la Bestia ve que Bella ha vuelto a él, le regresó el poder de defenderse, y él y Gaston pelean una furiosa batalla a través de la azotea del castillo durante la tormenta. Bestia sufre daños mayores pero desarma finalmente Gastón, que le pide que hará lo que quiera si no lo mata. Bestia se da cuenta de que no puede tomar la vida de otra persona, y le ordena a Gastón que se vaya del castillo. Bella salta en un balcón y la Bestia sube con una sonrisa hasta allí para llegar a ella. Le acaricia suavemente su pelo y le muestra lo feliz que es porque ella regresó. Gastón apuñala a Bestia en la parte de atrás, pero pierde el equilibrio y cae desde el techo.
Bella trata de calmar a la Bestia malherida afirmando que todo va a salir bien, pero él sabe que está herido de muerte. Justo en el momento en que va a morir, Bella le dice llorando que ella lo ama. En ese momento el último pétalo de la rosa cae, pero la Bestia se transforma de nuevo a su forma humana hermosa todavía. Cuando Bella y el príncipe se ven uno al otro, se besan y la maldición se rompe, la edificación tenebrosa se convierte en un hermoso castillo y los sirvientes-objetos se convierten uno a uno en humanos.

La última escena muestra a Bella y el Príncipe bailando en el salón de baile con muchos invitados, entre ellos Maurice y los sirvientes ahora humanos en el castillo. Bella se convirtio en princesa y vivirán felices para siempre.


Su Lyricstraining non c'è la versione in spagnolo, ma quella latinoamericana, comunque comprensibile.

Nessun commento:

Posta un commento

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...